Análisis de la situación

21425604Es notorio que el número de personas que se encuentran en situación o en riesgo de exclusión social ha aumentado por el crecimiento del desempleo y la precariedad laboral, lo que hace que las y los trabajadores perciban salarios inferiores y que quienes reciben pensiones no hayan mejorado su situación. Por otro lado, el precio de los bienes de primera necesidad se mantiene alto, por lo que también son elevados los gastos para hacer frente a las necesidades básicas (comida, alojamiento, vestido,calefacción…).

pixabay-e72f0114d8bd20c8La actual situación de crisis ha afectado principalmente a los grupos más vulnerables: trabajadores/as con escasa cualificación, familias monoparentales con menores a cargo, inmigrantes, miembros de minorías étnicas, personas con contratos temporales, pensionistas con pensiones bajas, entre otros. La falta de empleo y de ingresos, si se prolonga en el tiempo, agrava los procesos de exclusión social, por lo que la existencia de un sistema de garantía de ingresos es muy positiva.

exclusion_socialEn el año 2011 surgió un preocupante debate, sobre el posible fraude en la percepción de las ayudas sociales, que ha tenido una importante difusión en los medios de comunicación. En este debate se ha echado de menos un análisis serio sobre las causas de la exclusión social, que tienen un componente social, político y económico, cuyas raíces son ajenas a las personas que solicitan protección social. La repercusión que estos debates tienen en las decisiones y políticas sociales hace necesario un análisis más riguroso en las declaraciones sobre las actuaciones contra el fraude, que se diferencie entre la no presentación de unos documentos para el cumplimiento de unos requisitos que completan un expediente administrativo y la situación de pobreza real en la que viven muchas personas, por respeto a su dignidad y derechos.